martes, 29 de septiembre de 2009

Concha García Campoy y el amarillismo.

Podría traer a colación aquello de que uno es esclavo de sus palabras. O podría ironizar sobre si Concha García Campoy es daltónica. Pero de lo que no hay ninguna duda es que su programa matinal, en Cuatro, es tan rastrero, morboso y pordiosero como el de las otras cadenas.

Hace un año declaraba a El País que su programa nunca había caído en los vicios del amarillismo. Seguramente sigue pensando igual. Y ese patético reportaje que han emitido hoy sobre un edificio dónde se ejerce la prostitución; en el que se le preguntaba a los clientes lo que habían ido a hacer y la frecuencia; en el que azuzaban a los vecinos a pesar de que estos no se quejaran de molestia alguna; y en el que se frivolizaba con las prostitutas, ella lo entenderá como periodismo de investigación. Y así nos va.