viernes, 6 de febrero de 2009

G de Green, G de Gossip.



Adam Green empezó a ser reconocido como parte de los inclasificables The Moldy Peaches, donde, oculto en una maraña de talento desordenado, se podían vislumbrar cuales serían sus siguientes pasos. Ya firmando sus discos con su propio nombre, Green dio rienda suelta al crooner que llevaba dentro y decidió alegrarnos la vida con canciones llenas de la misma elegancia y personalidad que Bart Davenport o Jens Lekman.

Gossip Girl es una serie (aquí la emite AXN y Cuatro ha adquirido sus derechos) de adolescentes. Sin llegar a la superficialidad de Sensación de Vivir, pero sin alcanzar el plus que tenía, por ejemplo Veronica Mars, se deja ver.

Esta semana los caminos del cantante y la serie se juntaban. Según contaba el propio Adam Green en su myspace, ha participado en un capítulo de la ficción, interpretándose a él mismo. Ojalá abra los ojos y oídos d ela gente y tenga la misma suerte que tuvo, en su día, Jonathan Richman.