miércoles, 20 de enero de 2010

Vuelve la nueva ola.



Cuesta creer que la misma persona que se puso detrás de la cámara para dirigir "Italiano para principiantes" sea la misma que ha tomado las riendas en la vitalista "An education". Pero es así. La danesa Lone Schering firma este canto a la nueva ola francesa con guión del novelista Nick Hornby.

Basada en la novela autobiográfica de la periodista británica Lynn Barber, "An education" cuenta la historia de una joven adolescente, cuya vida se reduce a estudiar y estudiar para alcanzar el sueño (más de su padre) de ser admitida en la Universidad de Oxford, que se ve seducida por un hombre mayor que ella y el nuevo mundo que se abre a sus pies, lleno de jazz, buenos restaurantes y viajes.

Esa chica es Jenny, brillantemente interpretada por una adorable Carey Mulligan (que se va a cansar de coleccionar comparaciones con Audrey Hepburn) que cambia de registro a medida que su personaje se va transformando con una facilidad pasmosa. Su sola presencia llena toda una pantalla ansiosa por escudriñar cada rasgo de la joven actriz. Desde ya me declaro fan total suyo.

Junto a Mulligan, un reparto incontestable. Desde Peter Sarsgaard (dando el tono perfecto del seductor y bon vivant) hasta el gran Alfred Molina (con cuya sola presencia basta para definir un personaje), pasando por Rosamund Pike (perfecta en un papel poco agradecido y que puede resultar engañosamente facilón), Cara Seymour (con una gran exhibición de interpretación gestual), o una puntual, pero contundente, Emma Thompson.

La cinta es un fiel reflejo de las tres personalidades que componen su columna vertebral. Por un lado la frialdad y sobriedad propia del Norte de Europa encarnado por la nacionalidad de Scherfig. Por otro, el tono fresco, adolescente (en el buen sentido de la palabra) y pop del británico Nick Hornby. Y por encima de ambos, la continua presencia de Francia (la protagonista sueña con ir a París) que nos retrotae a la nouvelle vague y su manera ensoñadora de contar las cosas. Hay planos, secuencias e incluso diálogos que hubiera firmado el mísmisismo François Truffaut o cuaqluiera de sus compañeros de "generación". Todo ello bañado con una elegante y acertada banda sonora colocan a "An education" como uno de los títulos con mayor proyección en este 2010.